- - -

30 may. 2009

El 'genocidio' valenciano del siglo XVII

Carlos Aimeur

Que nadie se lleve a engaño. La convivencia entre los moriscos y sus compatriotas cristianos en la Valencia de los siglos XVI-XVII no fue precisamente idílica. Los primeros deseaban que el Imperio turco llegase para recuperar las tierras que habían perdido por la Reconquista. Y los segundos les hostigaban, no sólo con la Inquisición, sino en el día a día.
Esa mala relación se tradujo en un enfrentamiento soterrado en el que, como siempre, salió perdiendo el más débil. En este caso, los moriscos, que constituían un tercio de la población.
Al rememorar la expulsión que se produjo en 1609, Vicent Josep Escartí, encargado de recuperar la crónica de Jaume Bleda de aquel suceso, insiste en que esa "limpieza étnica" es en realidad el final de una larga historia de incomprensión, de "no respetar la diferencia, al que es distinto", comenta.
En su trabajo, que se presentará este miércoles y que ha financiado la Fundación Bancaja, Escartí ha realizado algunas aportaciones interesantes como la nueva datación del nacimiento de Bleda, que ahora ubica en el 14 de agosto de 1552, así como una valoración de toda la obra literaria de este autor de Algemesí "prácticamente olvidado".
Para Escartí, uno de los aspectos más importantes de Bleda es el hecho de que constituye "un perfecto reflejo" de los ideales de su época. Al igual que otros muchos intelectuales de su tiempo, en plena eclosión del Barroco, con la Iglesia como norte absoluto, el escritor valenciano consideraba a los moriscos, los infieles, como "enemigos como para temer su compañía".
En la expulsión de los moriscos se dio la contradicción de que buena parte de los señores se opusieron en un principio por el hecho de que éstos eran su principal mano de obra. Un caso paradigmático en este sentido es el del Patriarca Ribera, quien en un inicio se mostró renuente a llevar a cabo la expulsión hasta que supo que la misma ya estaba dictada por el rey Felipe III, y pasó a ser uno de los principales defensores de esta medida que acabó derivando en una gran crisis económica y social para el país.
Escartí insiste en desvincular los hechos del pasado de la perspectiva presente. Así, recuerda que se plantearon "incluso" medidas "más drásticas". Una de ellas era llenar barcos de moriscos que se enviarían a América y después se hundirían en el oceáno con ellos dentro.
No se llegó nunca a esa solución final pero sí a una que, vista hoy, resulta dolorosa. Como consecuencia de ella más de 300.000 personas fueron obligadas a desembarcar en tierras magrebíes. Muchos de ellos vendieron a sus hijos.
En este contexto, Escartí cita el estudio sobre los morisquillos de Ignacio Gironés Guillem, que relata las tragedias de los más de 2.000 niños que se quedaron en tierras valencianas. Otros, como los sublevados en La Vall de Laguar o en la Muela de Cortés, no tuvieron mejor suerte y finalmente fueron derrotados. Y al final el Reino de Valencia perdió algo más que riqueza cultural. Perdió parte de sí.

Fuente: el mundo

0 commentaires :

Publicar un comentario

Libros

__

Statistics

free counters

License

Licence Creative Commons Los Moriscos De Túnez de http://moriscostunez.blogspot.com est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d’Utilisation Commerciale 3.0 non transposé.

NB: Los trabajos son responsabilidad de los autores y su contenido no representa necesariamente la opinión de Los Moriscos De Túnez--- المواد المنشورة لا تعبر بالضرورة عن رأي الموريسكيون في تونس

Copyright © Los Moriscos De Túnez الموريسكيون في تونس | Powered by Blogger

Design by Anders Noren | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com