- - -

18 sept. 2009

Túnez










Túnez, misterios en la ciudad sonriente
Contrariamente a lo que pueda parecer en un principio, la capital tunecina es algo más que zocos, especias y cuscús. Tras sus tiendas se esconden las huellas de diferentes civilizaciones que vivieron en el país y que han convertido la capital y sus alrededores en una amplia muestra de culturas.
Nada mejor que La Medina de la ciudad para empaparse del bullicio de sus gentes, siempre con una sonrisa, y los olores de las shishas (pipas de agua) junto a los tés de menta que acompañan a los habitantes durante sus charlas a las puertas de las teterías. En este grupo de callejuelas y pasadizos cubiertos se abre paso un amplio abanico de colores propiciado por una gran cantidad de productos, desde utensilios de cocina a recuerdos para turistas o piezas de hojalata, que se pueden comprar en estos locales.
Sin embargo, lo más destacado es la cantidad de monumentos que alberga en su interior entre fuentes, madrazas, palacios y mausoleos de los períodos almohade y hafsí. Entre ellos destaca la Gran Mezquita o Jemaa az-Zitouna (mezquita del Olivo), abierta de 8 a 12 horas, excepto los viernes para los no musulmanes. Esta aljama cuenta con un gran patio cuyo estilo contrasta -como casi todo en esta ciudad- con un minarete andalusí de más de cuarenta metros. Una de las características de este y otros templos del país es la tendencia a reciclar elementos arquitectónicos, en este caso los capiteles del patio pertenecientes a Cartago. Asimismo existen tres puertas de madera que dan acceso al interior y una biblioteca que alberga la colección de libros árabes más grande del mundo.
Dejando atrás el casco histórico de Túnez se encuentra Ville Nouvelle, un ejemplo perfecto de la ciudad cosmopolita. Esta parte de Túnez se abre paso a través de la larga avenida de Habib Bourguiba. Rodeado de bulevares y bares como el conocido Café París y Panorama Café, esta extensa avenida recoge en, aproximadamente un kilómetro, los vestigios de una ciudad que no hace mucho fue colonia francesa. Uno de los edificios más llamativos es el Teatro Municipal con adornos art nouveau y balcones circulares. Otra parada imprescindible en este paseo es la Catedral de St. Vicent-de-Paul , una de las pocas que se ven por la zona y que continúa oficiando misa los domingos.
A pesar de estar en la zona más moderna de la capital, la Ville Novelle no se libra de los bazares ya que entre las calles de Alemania y España se encuentra el Mercado central donde se pueden adquirir frutos secos, dátiles y especias hasta las tres de la tarde que cierra.
Una de las expresiones artísticas de las antiguas civilizaciones que poblaron el país son los mosaicos expuestos en el Museo de El Bardo. Este antiguo palacio campestre cuenta con una extensa colección de mosaicos que abarcan desde la Edad de Piedra a las épocas cartaginesa, romana, cristiana e islámica. Sin embargo, uno de los más llamativos, en la sala Dougga, es el que representa una de las historias de La Odisea.
Más adelante, al norte de Habib Bourguiba, se halla el parque de Belvédère, un lugar perfecto para descansar del calor y del ruido de la ciudad. Lo mejor para llegar al parque es coger la línea 2 de tranvía o el Metro Léger hasta la estación de Palestine.
Regreso al pasado
Tanto en tren TGM o en taxi, es indispensable hacer una excursión a Cartago, uno de los lugares históricos del país. Y es que este los restos arqueológicos de la zona hacen fácil imaginar cómo era la ciudad en su esplendor gracias a la buena conservación del yacimiento. Habitada por los fenicios y más tarde por los romanos, aún hoy se vislumbra con claridad los edificios que llenaron de esplendor esta ciudad gracias a restos como el de las famosas termas de Antonino, las cisternas de Malga, el teatro de Adriano, además del templo de Tophet o el circo romano.
En este sentido, merece la pena acercarse y contemplar desde la costa los puertos púnicos, una entrada al mar de la que ya solo queda una especie de islote.
Mediterráneo en estado puro
Si algo caracteriza el pueblo de Sidi Bou Said es sus pintorescas casas y edificios pintadas al más puro estilo mediterráneo con fachadas blancas y las ventanas de rejas azules. Fue un barón francés quien, enamorado del lugar, dictó una ley por la que todos las construcciones del lugar debían llevar estos colores como el palacio donde el habitaba, Nejma ez Zahra.
Esta encantadora localidad ofrece unas maravillosas vistas sobre el mar por lo que es más que recomendable contemplar el atardecer, que inspiró a poetas como Simon de Beauvoir o el filósofo Jean-Paul Sartre, mientras se degusta un té con piñones al aire libre en el Café des Délices.
Fuente: Nieves Llaca

0 commentaires :

Publicar un comentario

Libros

__

Statistics

free counters

License

Licence Creative Commons Los Moriscos De Túnez de http://moriscostunez.blogspot.com est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d’Utilisation Commerciale 3.0 non transposé.

NB: Los trabajos son responsabilidad de los autores y su contenido no representa necesariamente la opinión de Los Moriscos De Túnez--- المواد المنشورة لا تعبر بالضرورة عن رأي الموريسكيون في تونس

Copyright © Los Moriscos De Túnez الموريسكيون في تونس | Powered by Blogger

Design by Anders Noren | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com